Usted está aquí

¡Exporte más y mejor!

CÓMO EVITAR PROBLEMAS

Vender al exterior ya no es una opción para muchas empresas sino una cuestión de supervivencia.

JORDI GOULA. Las exportaciones se han convertido en uno de los grandes motores de la recuperación de la economía española en los últimos meses, con un incremento
interanual superior al 8% en el 2013. Ante la caída de la demanda interna, muchas de las pymes catalanas se han planteado dar un paso más en sus planes de negocio saliendo a vender sus productos o servicios al exterior.

Hoy tenemos muchos ejemplos de empresas familiares que están exportando de forma muy exitosa. “Con todo, hay que tener en cuenta que el proceso de salir conlleva, sobre todo al inicio, una gran complejidad y no son pocas las empresas que naufragan en su intento por no tener en cuenta aspectos fundamentales a la hora de internacionalizarse”, dice Fernando Montes. director para Catalunya del Deutsche Bank.


Por supuesto, el riesgo de cometer errores al dar este paso decisivo es alto,y de ellos se adjunta un decálogo que Montes y su equipo han sintetizado.

Por su parte, Joaquim Llimona, presidente de la comisión internacional de Pimec, refiere matizar. “No me atrevo a hablar de errores, pero sí de carencias, derivadas de las limitaciones propias del tamaño. Precisamente para mejorar la dimensión en Pimec tratamos de ofrecer soluciones y una de ellas es la de realizar acuerdos con otras empresas para exportar. Mejorar el tamaño”. Y prosigue, “en muchos casos las pymes salen al exterior a pecho descubierto. Para evitarles problemas, ponemos a su disposición un experto en el mercado al que quieren ir. Se trata de un senior con una duración limitada a la operación. Así no cargan con un coste fijo en su primera operación. Si luego va bien y quieren seguir, ya no es cosa nuestra, pero hay que ayudar a estas empresas valientes. Si ya tienen experiencia les podemos acercar a expertos locales...”. comenta.

En cualquier caso, de lo que ya no cabe duda es que la exportación en estos momentos, más que una opción es ya una cuestión de supervivencia. Además,
“la vocación de ampliar el abanico de mercados y clientes ha venido para quedarse.A nivel agregado, el componente exportador va a más, porque las empresas saben
que les ayuda a ser más competitivas y sobre todo a diversificar geográficamente sus riesgos”, dice Montes.


Ambos expertos coinciden en que todavía queda mucho por hacer, pero que no se debe desdeñar el camino recorrido. Lo cierto es que las estadísticas son esperanzadoras, hay crecimientos que marcan una tendencia clara y muy positiva.Y también es cierto que el mundo se hace cada día más pequeño....

Fuente: LA VANGUARDIA DOMINGO, 30 MARZO 2014