Usted está aquí

¿Por qué Food Defense - Soluciones?

En los últimos meses, en el entorno de las empresas agroalimentarias, se escucha la expresión “FOOD DEFENSE”. Para muchas personas este término no tiene sentido o no saben lo que significa, ni tampoco lo que puede representar para sus empresas.

 

Con la inquietud sobre este tema en España, un grupo de empresas nos hemos unido para poder dar una respuesta global a los problemas que las empresas alimentarias tienen sobre los requisitos que exige la FDA, IFS y BRC, creando “FOOD DEFENSE SOLUCIONES”, como grupo de trabajo para dar soluciones a estas normativas.

 

El espíritu de este grupo es facilitar a las empresas, a través de un solo interlocutor la solución integral para la implantación de las distintas normativas que exige tanto IFS, BRC y la FDA.

 

Este término nace de los Estados Unidos, después del 11 de septiembre de 2001. Tras el atentado, se revisaron todo tipo de posibles amenazas terroristas, uno de estos puntos críticos fue la posible contaminación del agua de las ciudades y como continuación a este, la contaminación intencionada de los alimentos. Del control del Food Defense y otros temas relacionados con la alimentación se encarga en USA la U.S. Food and Drug Administration (FDA); los orígenes de la FDA como agencia federal de protección al consumidor comenzó con la aprobación de la Pure Food and Drugs Act (Ley de la Pureza de los Alimentos y Medicamentos) de 1906. Esta ley fue la culminación de aproximadamente 100 proyectos de ley durante veinticinco años que proponían detener los graves y prolongados abusos en el mercado de productos para el consumidor.

 

“FOOD DEFENSE” es un término colectivo que utilizan en EE.UU. tanto la FDA, como el DHS (Department of Homeland Security), para englobar las actividades asociadas con la protección del suministro nacional de alimentos contra actos intencionados o deliberados de contaminación o alteración de los mismos. El servicio de Seguridad Alimentaria e Inspección del USDA (Department of Agriculture) define “FOOD DEFENSE” como la protección de los productos alimentarios contra el adulterado intencionado por agentes biológicos, químicos, físicos o radioactivos.

 

Todos los productos agroalimentarios producidos en Europa y exportados a los Estados Unidos tienen que cumplir esta normativa de FOOD DEFENSE. Las empresas que realizan esta actividad conocen perfectamente este procedimiento al ser inspeccionadas directamente por la FDA.

 

En Europa existen dos grandes grupos de distribuidores alimentarios con normas privadas de certificación, como son IFS (promovida por distribuidores alimentarios de la Europa continental) y BRC (promovida por distribuidores alimentarios ingleses); en el año 2012 IFS desarrolló conjuntamente con distribuidores, fabricantes y consumidores, los requisitos de IFS FOOD v.6, revisando de forma completa el referencial e incluyendo como obligatorios el capítulo FOOD DEFENSE; esta norma en su versión 5 ofrecía 13 requisitos adicionales con carácter opcional relativos al Food Defense, de los cuales en la actualidad 8 son de obligado cumplimiento. Inicialmente se pensó para empresas que exportaban a los EE.UU., en la actualidad todas las grandes empresas de distribución Españolas y Europeas exigen el cumplimiento de esta normativa a sus proveedores de marca de distribuidor, que empezará a ser objeto de falta grave y no conformidad mayor a partir de julio de 2014.